Alimentación en el embarazo

La alimentación en una mujer embarazada, es esencial para la formación del feto. Los alimentos que se ingieren, han de llevar lo necesario para la nutrición que una mujer en este período necesita.

Los suplementos como el hierro o ácido fólico que recetan los especialistas también son básicos para la formación en los primeros meses de la placenta y el tejido del bebé, además de reforzar tus huesos.

Aparte de los suplementos nombrados, las vitaminas más esenciales son la C, D y E, además del calcio que ayuda a luchar contra la descalcificación.

Los suplementos que no necesitan receta médica, se pueden encontrar de forma natural en los alimentos, por ello, hay que estar muy pendiente de la dieta.

Para reforzar la toma del ácido fólico, este se encuentra en las lentejas, brócoli, espinacas, frutos secos, habas…simplemente hay que comer sano, pues el organismo tomará así lo necesario para llevar un embarazo sin complicaciones.

Las vitaminas E y D, se encuentran en alimentos como carnes, verduras y huevo, además en los derivados de la leche como el yogur, mantequilla o queso.

La vitamina C, importantísima, es la que transporta el oxígeno e hidrógeno y sirve de ayuda para la asimilación del ácido fólico y el hierro.

El hierro, también se convierte en básico, pues produce el aumento de sangre a la madre en un 50% y el resto para el desarrollo del feto y la placenta.

Si aparece anemia en el embarazo (un síntoma común), además del suplemento que el doctor te receta, un buen complemento, es ingerir un vaso de zumo de naranja para ayudar a asimilarlo.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta