Anestesia epidural

Todas las futuras madres, buscan siempre evitar el dolor del parto. El dolor es aguantado de forma diferente en cada persona, pues esto depende de la percepción y la resistencia de cada organismo. Una gran ayuda en el momento de dar a luz, el cual, es tan doloroso, es la anestesia epidural. Este tipo de anestesia alivia y suprime estos dolores.

Antes de ser aplicada, a la futura madre, se le realiza un estudio por las posibles adversidades que pudiera tener, esto se le incluye en la historial clínica para que el análisis sea eficiente y antes de ser realizada la anestesia, se firma un documento de aceptación.

Siempre se crea un poco de miedo antes estos sistemas, pues como siempre existen mitos que los contradicen, por ello, hay que recibir información antes que nada. Su médico le puede informa como se aplica, qué efectos produce y las complicaciones sucesivas.

Esta anestesia, consiste en dejar sin sensibilidad la zona lumbar (de la cintura para abajo) pero sin perder el tono muscular. La futura madre está consciente y se puede mover, pero no siente dolor. Esto para nada perjudica al bebé y se utiliza obligadamente en las cesáreas, por ello, en los partos donde no se quiera sufrir dolor, también se puede aplicar.

Para su aplicación, se necesita un anestesista especializado, pues la zona en donde se ha de realizar el pinzamiento es muy arriesgada. El momento de hacerlo es a partir de que la dilatación haya alcanzado como mínimo dos centímetros.

Escrito por Belen | 26 de junio de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y Tipos de parto | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta