Aplicación de la anestesia epidural

En los comienzos de la aplicación de la anestesia epidural, su administración, se hacía en una única dosis y muy concentrada. Por esto, la insensibilización era mayor y la parálisis también, algo que afectaba a la menor ayuda por parte de la madre al nacimiento del niño, el cual, bajaba más lentamente y por lo tanto, su sufrimiento era mayor. Los músculos se relajaban mucho más y se llegaba el caso en muchas ocasiones, de realizar la cesárea.

En la actualidad, este hecho ha cambiado, pues dicha anestesia, se aplica por medio de catéter. Este va administrando dosis sucesivas y en su cantidad exacta, según las necesidades.

Las futuras madres, durante el parto, se encuentran vigiladas a través de un monitor, el cual, va avisando algún problema que pudiera pasar.

El índice de cesáreas, se ha visto así reducido, ya que las dosis se ajustan de mejor manera. El dolor desaparece, pero no la totalidad del movimiento. La madre, puede así ayudar en el parto, no llegando a la total relajación muscular y no eliminado la sensibilidad.

En el suero, se administra oxitocina, la cual, sirve para que las contracciones se estimulen, favoreciendo así el trabajo del parto. Si el parto es lento o se detiene, la oxitocina, ayuda a que se acelere. Esto no tiene nada que ver con la anestesia epidural.

Al introducir la anestesia, la aguja por donde se introduce a través del catéter, no llega a tocar ningún hueso o disco de la columna, por lo tanto, se está libre de lesiones. Esta se introduce en la primera y segunda vértebra.

Escrito por Belen | 2 de julio de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y Tipos de parto | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta