Caprichos en el embarazo

Los antojos en el embarazo, ¿son reales o son una leyenda? Esto es lo que muchas mujeres se preguntan, porque tenemos la idea grabada de que estando embarazadas, vamos a tener que mandar al marido a la tienda para que nos traiga fresas con chorizo.

Bien, aquí trataremos de desvelar algunas de las incógnitas sobre este tema.

Existen varias explicaciones que tratan de hacernos entender el porqué de los antojos, como se producen y el cómo solucionarlos, si son un capricho o si son una necesidad…

Es como un apetito especial que se caracterizan porque no se satisfacen con otra cosa, son urgentes y complacen a la embarazada de una manera especial. Además, lo curioso es que pueden ser de cualquier tipo y sabor. Se pueden llegar a desear alimentos que cuando no se estaba en ese estado, carecían de importancia para la mujer, le eran indiferentes o incluso desagradables.

Se pueden presentar en cualquier momento del día o de la noche, lo que implica ya en mayor medida a la pareja.

¿Qué es lo que provoca el antojo?

Antes se creía que los antojos respondían a la necesidad materna de ciertos nutrientes, pero esta idea ha sido descartada. Aunque hay relación entre los antojos y la fisiología, como que te apetezca algo dulce por la noche ya que a esas horas hay una bajada de glucosa en la sangre.

Tener un antojo es como retroceder a la niñez, ya que pueden calmar el ansia de la misma manera que a un niño se le hace callar cuando se le da lo que quiere.

Hay que cuidar esa necesidad en ocasiones desmedida porque pueden alterar el estado nutricional de la mamá. Además, no es cierto que si no se satisfacen producen manchas en el bebé.

De lo que se trata es de llevar el embarazo lo mejor posible, por tanto, si se produce la necesidad de comer algo, lo más lógico es que se cubra esa necesidad. Porque, ¿a quién le amarga un dulce?

Escrito por Belen | 15 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y General | Etiquetas: , ,

Related Posts

No related posts.

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta