Salud de la embarazada

La hinchazón en los últimos meses

Los últimos meses de embarazo y posteriormente después del parto (unas dos semanas), los pies, piernas y tobillos hinchados es algo normal, incluso aparecen dolores en las articulaciones (tobillos, muñecas, dedos…). Esto se agrava en los días más calurosos y húmedos, sobre todo, en las últimas horas del día o después de muchas horas en una misma posición (plantada, sentada…), también si el peso del embarazo es más elevado de lo normal o si este es múltiple, entre muchas otras. Estos síntomas desaparecen cuando se descansa durante la noche.

Esto es debido a que los tejidos están resistiendo el crecimiento del bebé y preparándose para el parto, por lo tanto, acumulan líquidos, los cuales, son los culpables de esta hinchazón en las piernas, tobillos y pies. Hay mujeres que también acusan este síntoma en manos y cara. El útero presiona las venas que van desde las piernas hasta los pies, reduciendo el flujo sanguíneo, por lo cual, el líquido se acumula en tobillos y pies. Esta hinchazón se puede aliviar de las siguientes formas:

-evitar estar demasiado tiempo sentada o de pie, tampoco se debe cruzar las piernas

-los pies, se han de elevar en cuanto sea posible durante el día. En las noches, para dormir, los pies, han de estar elevados como mínimo 15 cm. Una buena postura, es apoyar las piernas en la pared, formando un ángulo de 90º, con el cuerpo en posición horizontal

-cuando se duerme se ha de recostar sobre el lado izquierdo

-las piernas nunca se deben cruzar

-se ha de caminar para activar la circulación

-es recomendable realizarse masajes suaves en las piernas, realizando movimientos ascendentes

-la temperatura siempre ha de ser agradable, nunca demasiado calor, pues este tiende a aumentar la hinchazón

Escrito por Belen | 27 de abril de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: , , ,

¿Qué es la placenta previa?

La placenta previa es una complicación del embarazo que le ocure a algunas mujeres. Aparece en el tercer trimestre de embarazo y en caso de detectar este problema es importante que la embarazada esté muy bien controlada.

La placenta previa es el nombre que lleva una ubicación inadecuada de la placenta en el tercer trimestre. Durante todo el embarazo, la placenta cambia de posición de acuerdo a los cambios y el estiramiento del útero. Al llegar al tercer trimestre, debe ubicarse cerca de la parte superior del útero pero en algunas mujeres esto no sucede y se sitúa en la parte inferior del útero cubriendo así el cuello uterino en forma parcial o total.

La placenta previa puede producir hemorragia vaginal en algunos casos y casi siempre impide tener un parto vaginal.

Uno de los síntomas más detectables de este problema es el sangrado vaginal sin dolor producido hacia el final del segundo trimestre o bien al comienzo del primero.

Vía: Babysitio

Escrito por MJA | 13 de abril de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: ,

Comidas rápidas en el embarazo

Las comidas rápidas no son aconsejables en ninguna dieta, sin embargo, cuando estás embarazada y te apetece alguna de ellas ¿es sano tomarlas?, pues un antojo siempre ha de ser permitido, es entonces cuando aparece la duda.

Cierto es que la mejor comida es la preparada en casa, aunque hay que reconocer que a veces, en muchos hogares se come mucho peor que en un restaurante de este tipo (McDonald ´s, Burger King, KFC…).

Hoy en día, los restaurantes de comidas rápidas, se esfuerzan en integrar menús más saludables y de calidad, por ello, la futura mamá, no tendrá problema en elegir platos más sanos, nutritivos y saludables. Entre ellos, se puede elegir:

-sándwich de pollo o pescado

-patatas asadas en lugar de fritas

-ensaladas con poco aliño

-ensaladas con pollo

-tacos vegetales

-zumos de fruta natural

También se puede escoger pequeñas raciones de:

-pizzas

-hamburguesas con queso, evitando las dobles

-salsas de queso para las patatas

-helados y postres

Hoy en día, no es problema para las embarazadas salir a cenar o comer a cualquier restaurante, incluso de comida rápida, pues las verduras, frutas, carnes blancas… se incluyen en casi todos los menús, alimentos de los cuales, la futura mamá siempre ha de ingerir para su buen cuidado.

Si cualquier día realizas una comida de este tipo, el resto de las comidas del día, se han de complementar con lo que haya faltado para una buena nutrición, por ejemplo, cenar más fruta o verdura si las ha comido poco durante la comida.

Placenta previa

Muchas veces, hemos oído hablar de la placenta previa. Esta es una complicación que puede surgir en el embarazo y se debe a que la placenta se implanta y desarrolla en la parte baja del útero, de esta forma, surge el problema de que se cubre el cuello del útero y aparecen complicaciones en el período de gestación y el del parto.

Los problemas que se derivan de esta situación son los siguientes:

-el nacimiento se puede adelantar, dando lugar a un parto prematuro

-si el cuello del útero se dilata durante el parto, lo cual, es normal que suceda, los vasos sanguíneos que se conectan al útero, llegan a romperse y puede ocurrir que se desprenda la placenta de forma parcial o total. Esto trae consigo hemorragias que pueden convertirse en severa , poniendo así la vida de la madre y el bebé

-si el parto es normal, la placenta, puede colocarse de forma que impida la salida del bebé a la hora de nacer

-se puede conllevar a una cesárea

Durante el período de gestación, este problema, se detecta a través de los ultrasonidos, es decir, en las revisiones rutinarias. Si se presenta un sangrado repentino, sin dolor, a partir de los cuatro meses de gestación… esto puede ser causa de placenta previa.

Cuando se sienta un síntoma, aun siendo leve, se ha de acudir inmediatamente al médico para realizar un ultrasonido que lo confirme, con ello, se determina la situación de la placenta.

Escrito por Belen | 10 de abril de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y Salud de la embarazada | Etiquetas: , , ,

Nutrición en el embarazo

Una mujer embarazada, necesita de una nutrición especial, pues su cuerpo comienza un estado de la vida, en que los cambios que supone, necesita nutrientes extras. Una dieta equilibrada en necesidad de su estado, es lo ideal  para que su organismo funcione como es debido, dando un desarrollo y crecimiento al bebé y a sus órganos adecuados. Útero, placenta, glándulas mamarias, energía extra… han de estar garantizados con la alimentación necesaria, a lo que se le añade el post parto en su recuperación y el dar de amamantar.

El médico, es el que ha de guiar a la gestante en una dieta sana y apropiada a su estado, la cual, podrá ir variando a lo largo del embarazo, pues igualmente varían las necesidades, según el peso, el estado de gestación, los kilos que se van subiendo, la actividad física, edad, altura, cambios, metabolismo… entre toda esta alimentación se han de aportar:

-proteínas. Son muy importantes para que el bebé crezca, el líquido amniótico se forme bien, además de los tejidos, la placenta… la cantidad aproximada de proteínas en una mujer embarazada, ronda los 70 g

-hidratos de carbono. Son la fuente principal de energía para que el bebé se desarrolle, además de ser una gran reserva que será utilizada en el momento en que la madre lo necesite en su organismo

-vitaminas. Son esenciales para todo ser humano, sobre todo, en este caso en el que un bebé forma sus enzimas. Si las vitaminas son escasas, la anemia en la futura madre, se puede hacer presente, las membranas se pueden romper, la placenta tener problemas, hemorragias… las más importantes son el ácido fólico y  las del complejo B

-minerales. Entre ellos, el hierro, magnesio, zinc, flúor, calcio, fósforo, yodo…

Escrito por Belen | 6 de abril de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,

El ácido fólico

El ácido fólico, es la sustancia que las mujeres embarazadas, suelen tomar como refuerzo a su nutrición en el período de gestación, pues es sumamente importante y aunque lo contienen muchos alimentos, es muy necesario para el correcto desarrollo y evolución del bebé.

Este complejo, es vitamina B9 y ayuda a la placenta a multiplicar las células, es decir, a favorecer la producción de estas. La disminución de un parto prematuro, disminuye, además de las malformaciones congénitas, cerebro y columna vertebral. En el cerebro, puede darse la muerte prematura y en la columna, la espina bífida, en la cual, se paraliza la parte inferior del cuerpo, intestinos y vejiga, además de dificultar el aprendizaje.

Su toma, es recomendable antes de quedar embarazada, cuando usted, tenga en mente tener un hijo, no dude en consultar al doctor para que comience la toma. Se toma en estos casos, 400 microgramos  diarios aproximadamente, con esta cantidad, el organismo tiene suficiente, sin embargo, es el médico el que debe prescribir la toma. Al consumirlo antes y las primeras semanas del embarazo, la probabilidad de los efectos en el bebé, disminuye un 70% las consecuencias posteriores.

Se puede encontrar en alimentos como los cítricos (naranja, tomates), verduras de hoja verde, hígado, marisco, carne de ave y cerdo. También en alimentos como pan, pasta, cereales… pero han de estar enriquecidos (se han de consultar las etiquetas para comprobar la dosis que contienen). Los doctores, se aseguran la toma en la embarazada, a través de pastillas o multivitaminas.

Escrito por Belen | 30 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General y Salud de la embarazada | Etiquetas: ,

Problemas en el embarazo: placenta previa

Entre los problemas de un embarazo, se puede presentar el de placenta previa. Este aparece cuando la placenta cubre el cuello del útero, pero según el caso, puede ser leve si solo está cercana al útero o más grave si lo cubre totalmente. En el primer caso, se puede ejercer el parto normal  y en el segundo tendrá que ser por cesárea, aunque esto debe ser indicado y valorado  por el médico.

En cualquier caso, el bebé ha de estar el máximo tiempo posible dentro del útero materno, ya que debe desarrollarse perfectamente para su normal evolución. Si ya ha pasado la 36 semana de gestación, el bebé puede sobrevivir fuera del útero, por lo tanto, hay más posibilidades y menos riesgos, es entonces cuando el médico puede valorar el adelanto del nacimiento. De todas formas, se analiza a través de una prueba, el líquido amniótico, para saber si los pulmones del bebé están ya madurados. Al acercarse la semana 40, la futura madre, comienza a dilatar el cuello del útero, habrá llegado el momento del parto natural.

Si se presenta este problema de placenta previa, se ha de estar en reposo absoluto, es lo más indicado para prevenir, pues lo principal, es que el bebé sobreviva y la madre se encuentre en buen estado.

Si eres una futura mamá, no has de preocuparte, pues este problema no es demasiado común, se calcula que una de cada cien mamás puede sufrirlo, esto es un índice muy bajo. Es normal que al principio del embarazo, la placenta se encuentre un poco baja, pero conforme la gestación va avanzando suele normalizarse.

Viabilidad del embarazo

Las pruebas de embarazo se pueden utilizar para determinar la viabilidad de un embarazo. Se puede hacer una serie de exámenes de sangre cuantitativos, normalmente con una diferencia de 2 o 3 días. Bajo un nivel de hCG de 1, 200 mIU / mL el hCG normalmente se duplica cada 48-72 horas, aunque un aumento de 50-60% todavía se considera normal. Entre 1.200 y 6.000 mIU / mL le toma de 72 a 96 horas al hCG para aumentar al doble, y arriba de 6,000 mIU / mL, el hCG muchas veces tarda más de 4 días en alcanzar el doble. Si no aumenta a esta velocidad, normalmente indica un riesgo más alto de aborto espontáneo o embarazo ectópico

El ultrasonido también es una herramienta común para determinar la viabilidad. Un pulso cardiaco menor que la esperada o las fallas en el desarrollo pueden indicar un problema con el embarazo.  Sin embargo, el diagnóstico no debe basarse en un solo ultrasonido. Las estimaciones imprecisas de la edad del feto y las imprecisiones inherentes al examen ultrasónico pueden ser causa de malinterpretaciones. Si los resultados del primer ultrasonido indican un problema, es una práctica razonable repetir el escaneo 7-10 días después.

Desprendimiento de placenta

En los períodos de gestación, suceden a veces complicaciones. Una de ellas, es el desprendimiento de la placenta, esta puede ser parcial o total. Esto sucede cuando la placenta se separa del útero y a consecuencia de ello, los vasos sanguíneos se rompen. Este síntoma, generalmente, aparece durante el tercer trimestre, aunque se dan casos que ocurre durante el parto, generando problemas como:

-hemorragias que ponen en riesgo a la madre y al bebé (si esta se descontrola, puede causar la muerte)

-si hay escaso flujo de sangre debido a la rotura de los vasos, el riñón y el cerebro, se pueden ver dañados

-si este desprendimiento, ocurre antes de las semana 37, el parto se vuelve prematuro e incluso el bebé puede morir

-hemorragia después del parto

Los síntomas que conlleva este desplazamiento de placenta son:

-sangrado de la vagina (puede ser leve si se encuentra oculto)

-dolores abdominales de repente

-contracciones del útero de forma continuada

-malestar, náuseas, vértigos, mareos…

-mucha sed

-el líquido amniótico tiene sangre

-el bebé disminuye el movimiento y le causa sufrimiento

Si tienes alguno de estos síntomas, has de acudir al médico inmediatamente para comprobar si se trata de desprendimiento y qué gravedad tiene. Si es leve, no es peligroso, pero ante todo, hay que medir la gravedad, pues un hecho de estas características, no se puede detener ni la placenta remplazar. Si se está cerca de la fecha del parto, este se puede adelantar a través de inducción o cesárea.

Cómo organizar la dieta durante el embarazo

El embarazo es un período de la vida en el que más que nunca hay que cuidar del cuerpo y de la salud. No sólo por nosotras sino también para que el feto crezca sano y fuerte.

La alimentación ocupa un lugar clave en la salud de la embarazada y es por eso que hay que prestar especial atención. No sólo es importante consumir alimentos ricos en vitaminas y minerales sino también realizar una rutina saludable de consumo.

Para organizar la dieta durante el embarazo puedes organizar los alimentos en forma semanal. Procura comer cada día dos o tres porciones de alimentos ricos en proteínas y combinar siempre y en la misma comida las proteínas vegetales con cereales.

Los lácteos son muy importantes durante el embarazo por su aporte de calcio por lo que debes asegurarte de consumir un mínimo de tres poricones diarias de productos lácteos.

Las verduras y hortalizan ocupan un lugar privilegiado durante el embarazo. Consume entre cinco y seis porciones semanales y asegúrate de lavar muy bien los alimentos si los comes crudos. Consume muchas frutas de estación. Lo ideal es al menos una fruta al día.

La cereales también complementan la dieta de la embarazada. Elige siempre los cereales integrales y si eres vegetariana asegúrate de consumir varias porciones al día.

Escrito por MJA | 21 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: ,