Cinco razones para estar embarazada

El embarazo es un momento especial, sólo una mujer que ha transitado esa etapa puede comprender la naturaleza de ese nuevo estado. El mundo cambia en un instante y esa nueva vida que comienza no sólo modifica nuestro cuerpo sino nuestras emociones y hasta la vida diaria.

¿Por qué vale la pena estar embarazada? Simplemente, porque deseamos un hijo. Pero más allá de esta respuesta, quizá la más obvia, también podemos pensar en algunas razones discretas aunque agradables por las que vale la pena la experiencia.

Una de ellas es la cara de tu pareja cuando ve las dos rayitas de la prueba de embarazo casera. No hay nada como su expresión de felicidad, asombro, temor o lo que sea que surja.

El secreto que une a una pareja embarazada en sus primeras semanas es un juego de complicidades muy íntimo… y también divertido. Sólo tú y él saben como cambiarán sus vidas y esa magia durará durante algunas semanas hasta que le cuenten la noticia a los seres queridos.

Dormir, dormir y dormir. Tienes la excusa perfecta para dormir hasta tarde sin que nadie te diga lo contrario.

Si siempre has luchado contra el exceso de grasa en el vientre, es el momento de animarte a usar aquéllas prendas que hasta entonces evitabas. Recuerdo una remera blanca muy ceñida y de un tejido elástico que tenía guardada en mi armario y que jamás usé… hasta que el vientre se asomó y era el momento perfecto para llevarla puesta sin complejos.

Este período es el más especial de una mujer. Es la reina de la casa, a la que hay que consentir y adular. Puedes tomar largos baños de inmersión, pedir que te traigan un rico postre a la cama, sugerir que necesitas masajes o comprarte las cremas hidratantes más caras. ¡El mundo está a tus pies!

Escrito por MJA | 23 de septiembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas:

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta