Cuando el parto se detiene

Un trabajo de parto que hasta el momento ocurría como era esperado de pronto puede detenerse y hay varias razones por las cuales puede ocurrir esto.

Puede ser un bebé demasiado grande al que se le dificulta pasar por el canal de parto, falta de contracciones, una posición de la cabeza del bebé inadecuada, pujos maternos ineficaces y otros.

En un parto detenido también puede intervenir el factor emocional pues una situación estresante puede interferir en los mecanismos del parto y detenerlo. El cuerpo segrega adrenalina en estos casos que impiden la acción de la oxitocina, fundamental a la hora del parto. Esto puede derivar en su detención.

Dependiendo del momento en el que se detenga el parto es posible esperar o bien intervenir. Si esto ocurre en la fase latente o primera fase del parte por lo general se espera a que el parto comience en forma espontánea nuevamente pero si la detención se da durante la fase expulsiva, dependerá de la posición del bebé, de la estabilidad de sus latidos, de los pujos y de las contracciones suficientes para realizar un parto natural pues de otra forma habrá que realizar una cesárea o un parto instrumental.

Escrito por MJA | 30 de noviembre de 2013 | 0 comentarios
Categorias: Sintomas de parto y Tipos de parto | Etiquetas:

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta