Cuidados de la piel

La piel durante el embarazo, tiende a sufrir los efectos propios del aumento de peso y el estiramiento. Se debe recordar, que además de engordar, el niño dentro del vientre genera una cierta tensión, la cual surte sus efectos en relación directa a la piel del abdomen y, en casos de aumentar demasiados kilos, en otras zonas del cuerpo.

La piel está compuesta de una serie de sustancias, las cuales la hacen más elástica. Entre ellas, la más importante es el colágeno. Por ello, al afrontar un embarazo, las mujeres deberán suministrar estos compuestos a la piel, de manera externa. Es decir, ayudar a la piel de sus cuerpos, con el uso de cremas para embarazadas u otros productos acordes (siempre recetados por el médico).

Según los estudios dermatológicos, las pieles correctamente tratadas desde comienzos del embarazo, no sufren lesiones o al menos no son de gravedad. Por ejemplo, las estrías suelen marcar aquellas pieles que no han sido correctamente cuidadas, dejando un rastro prácticamente imborrable.

Por ello, consultar al especialista es una buena opción. Pero además, se sugiere comenzar con las aplicaciones de las mismas, en etapas tempranas del embarazo. De esta manera, se acompaña al aumento de peso con la aplicación de los productos, otorgando a la piel, las propiedades que por sí misma no genera.

De todos modos, la ciencia ha avanzado considerablemente y muchas mujeres han logrado recuperar el aspecto de su piel, aun luego de dar a luz al niño, gracias a las nuevas cremas anti estrías.

Escrito por Belen | 28 de octubre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General y Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta