Diabetes en el embarazo

Uno de los problemas que puede tener una mujer embarazada, es la diabetes. Esto no quiere decir que las diabéticas no deban quedarse embarazadas, pues con un buen control en sus niveles de azúcar, aplicando una dieta adecuada o un tratamiento en manos de un especialista, el cual, evaluará si es necesario la administración de insulina, se podrá llevar adelante.

Sin embargo, hay muchas mujeres que aun no teniendo este problema, el nivel de azúcar se le eleva en el embarazo, esto es la llamada diabetes gestacional. Entre las semanas 24 y 28 de gestación, se realiza una prueba para comprobar el nivel de azúcar en sangre de la embarazada, si los resultados son normales, se repite a la 32. Esta prueba consisten en hacer un análisis de sangre para  realizar la comprobación de los niveles, en un tiempo de dos horas, se administra glucosa en forma de líquido que la madre ingiere y se le vuelve a realizar otro análisis para contrarrestar el efecto  y comprobar de nuevo los niveles. Un nivel normal está entre 70 o 90 mg% y después de consumir un alimento, el nivel de ha de superar los 120 mg%.

El objetivo, es disminuir los niveles y mantenerlos normales, pues de esta forma, el feto no sufre hiperglucemia u otra complicación.

Con la observación del feto durante el embarazo y un adecuado control, se va comprobando por medio de ultrasonidos, análisis, cardiotocografía… el bienestar del bebé.

Con un perfecto control, el riesgo es mínimo y cuando llega el momento de dar a luz, los niveles vuelven a su estado normal, si esto no es así, puede que la madre esté sufriendo una diabetes común.

Escrito por Belen | 16 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta