Ecografías artísticas

Hace ya más de 30 años, gracias al concepto del ultrasonido, apareció el ecógrafo (casi 40 años en Estados Unidos) y gracias a este desarrollo científico aparecieron las ecografías como herramienta de diagnóstico.

Desde hace poco tiempo aparecieron las ecografías comerciales con un objetivo “estético y artístico”.

Cuando se realiza una ecografía, el bebé en gestación recibe ondas ultra sonoras, cuando se trata de la ecografía médica, esta onda ultra sonora está regulada al mínimo de su potencia y es desplazada constantemente de modo que la exposición de cada área es muy breve, pero suficiente para que el médico pueda constatar el estado de salud del feto.

El sentido común indica que no debe exponerse al feto a los efectos del ultrasonido inútilmente.

Sin embargo, en el caso de las ecografías comerciales, se debe exponer al feto al ultrasonido de modo continuo durante mucho tiempo, particularmente en la zona del rostro (lo que incluye ojos y cerebro) y la zona genital, muchas veces las ecografías comerciales, sobre todo las ecografías 3D y las video pueden durar hasta más de 20 minutos. ¿Vale la pena exponer a nuestro bebé sólo por razones narcisistas ya que estas ecografías no tienen ningún objetivo de diagnosis?

Los riesgos de la exposición prolongada a las ondas ultra sonoras son sabidos, sobre todo durante el primer trimestre del embarazo y las consecuencias sobre el feto dependen del tiempo de exposición, de la frecuencia y de la potencia de la misma. Entre los efectos indeseables encontramos: malformaciones y defectos de la visión, constatados una y otra vez con pruebas de laboratorio.

Hasta hace poco, los ecógrafos eran instrumentos médicos muy caros, hoy se han abaratado considerablemente y cualquiera puede adquirirlo y montar un negocio sin escrúpulos.

¡Atención, con esta moda, primero la salud de nuestros hijos!

Escrito por Belen | 11 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta