El embarazo no es color de rosas…

¿Te han contado que todo es color de rosas? ¿Qué todo es alegría y celebración? Pues no, debo decirte que el embarazo también supone algunos trastornos que pueden provocar que no siempre te sientas la mujer más feliz y completa de este mundo.

La experiencia vale la pena pero creo que afrontarás mucho mejor la espera si conoces la realidad y sabes de los inconvenientes típicos que pueden aparecer. Las náuseas y los vómitos son desagradables, molestos y pueden hacer que tu ánimo caiga al suelo, por muy feliz que sientas que debes sentirse. O acaso, ¿alguien está feliz cuando se siente muy mal?

También puedes sentir asco a todo, a los aromas, a la comida, a algunos sabores en particular. Esto pasa a los tres o cuatro meses así es que hay que soportarlo mientras tanto. No quiero que caigas de repente a la realidad pero las hemorroides también son muy frecuentes, lo mismo que los calambres, la falta de aire a medida que crece el vientre, el picor en la panza o las manchas que aparecen en los pezones y en el rostro.

A medida que el bebé crece, se mueve y si bien es cierto que las patadas son una experiencia única pueden molestar y doler. Lo mismo durante los últimos meses y cuando el bebé ya está muy grande y se mueve mucho.

Estar embarazada es una experiencia sublime sí pero también molesta. Si sabes de estos inconvenientes de antemano es probable que no te sorprendan y te ayuden a transitar el embarazo con una mayor sabiduría y tranquilidad.

Escrito por MJA | 14 de abril de 2014 | 0 comentarios
Categorias: Molestias | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta