El sexo del bebé

Desde que la mujer sabe que está embarazada, comienza a imaginar, soñar y especular con el bebé que viene en camino. Forja su rostro, sus ojos, su sonrisa… piensa posibles nombres, si será parecido a mamá o a papá, y tantas otras proyecciones. Sin embargo, siempre hay una inclinación hacia un sexo determinado.

No obstante, a lo largo del embarazo, nunca faltan las pruebas para comprobar el sexo del bebé, a partir de las cuáles comenzar a concretar algunas de las incertidumbres antes planteadas. Por ejemplo, se definirá el nombre, se pensará en un rostro femenino o un rostro masculino, se plasmarán los sueños y las expectativas.

Dentro de las pruebas para determinar el sexo, se pueden reconocer aquellas científicas y las que responden a mitos y creencias populares. Por ejemplo, muchas personas creen que de acuerdo a ciertos “trucos”, se puede saber si el bebé es nena o varón.

A ciencia cierta y con resultados irrefutables, es la tecnología la que determina el sexo del niño. Las ecografías, gracias a la implementación de importantes avances, logran determinar si el futuro bebé es una niña o un niño, alrededor del quinto o sexto mes de embarazo, aunque, claro está, se debe esperar al tercer trimestre de gestación para estar seguros de ello.

Lo cierto es que, niño o niña, llegará con mucha felicidad para los padres y la familia toda. Sin lugar a dudas, establecer el sexo del bebé desvela a más de una embarazada, pero no deja de ser un dato menor, en lo que al embarazo respecta.

Escrito por Belen | 7 de noviembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta