La paternidad es un asunto de dos

Creo con firmeza que las mejores lecciones no se aprenden a través de la palabra sino mediante las acciones y es por eso que intento que mis hijos –varones ambos- vean como su padre se ocupa de ellos, como los baña y les hace la comida, juega con ellos, los consuela, les lee cuentos y los calma cuando tienen fiebre. Cómo es papá pero también mamá, con un instinto que supera las barreras del sexo.

Es el mejor legado que les podemos dejar nosotros, una pareja que cree que no hay como una paternidad cercana, cotidiana y responsable, con un papá que no sólo funciona como proveedor sino también como referente integral y compañero idóneo para esa mamá que también hace lo suyo.

No se trata de feminismo sino de una labor compartida que nace de una decisión conjunta de pareja. A pesar de lo mucho que se ha avanzado en la materia, los prejuicios sociales, los roles heredados y el machismo permanecen latentes en nuestras sociedades perdiéndonos así la oportunidad de intercambiar roles y de compartir en sintonía esa maravillosa experiencia que es la de traer niños al mundo y vivirlos de cerca. Somos nosotras las que podemos formar a los hombres del futuro así es que la tarea comienza puertas adentro, mediante el ejemplo, cediendo terreno las madres para que ellos, los papás, se arremanguen con gusto y disfruten de cerca a sus hijos.

Escrito por MJA | 20 de mayo de 2014 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta