Lactancia materna: consejos para evitar que los pezones se lastimen

Si bien desde el momento que nacen los bebés tienen el reflejo de succión no siempre lo hacen de la forma correcta pues este reflejo está condicionado por el vínculo con la madre. Hay mujeres con pezones muy sensibles que deben cuidar para evitar lastimaduras, algo muy frecuente durante las primeras semanas de lactancia.

Puedes aparecer grietas, ampollas y sangrado y esto es algo normal aunque es importante consultar con el médico o una puericultora para así sanarlos.

También es importante practicar algunas rutinas para así evitar que los pezones se lastimen. Lo primero es lograr el enganche correcto del bebé en el pezón, quitando la boca del bebé del pezón de ser necesario. Cuando el bebé succiona de la forma correcta no hay dolor ni malestar.

También es importante mantener una frecuencia regular de las tomas con una periodicidad de 8 a 12 tomas cada 24 horas. De esta forma, el bebé no llegará a la toma siguiente con mucho hambre y así evitarás que succione demasiado fuerte.

Por otra parte, lo mejor es interrumpir la succión antes de retirar el bebé del pecho colocando un dedo limpio en el lado de la boca del bebé, entre sus mandíbulas, y retirando cuando se advierte que ha terminado la succión.

Luego de amamantar, exprime un poco de leche del seno y realiza un masaje con ella en los pezones y la aréola para luego dejarlos secar al aire. Evita los jabones, productos con alcohol o cremas. Al bañarse, sólo hace falta agua.

Escrito por MJA | 14 de agosto de 2014 | 0 comentarios
Categorias: Lactancia | Etiquetas: , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta