Leyendas (falsas) de embarazos

Vengo decidida a tirar por la borda esas innumerables leyendas que se conocen en torno al embarazo, la madre y el futuro crío.

La noticia de traer un hijo al mundo puede ser un hecho de gran alegría, para los padres y sobre todo para su entorno.

Y desde el momento que comienza a vislumbrarse la pancita en el cuerpo de la madre, las cosas que se tienen que escuchar son magníficas, pero irreales la mayoría.

No es verdad que si la futura mama tiene una tripa apuntando hacia abajo va a tener un niño, o si apunta hacia arriba va a ser niña. Falso. Los niños y las niñas se posicionan en el útero de la misma manera. Algunos hacia abajo y otros hacia arriba. Primer leyenda desmitificada.

Está demostrado científicamente que los conocidos como antojos en las embarazadas son reales. Así que no le sorprenda si a su mujer a los 5 meses de embarazo se le ocurra comer sopa de caracol a las 3 de la madrugada. Mi consejo es que se levante y consiga la sopa, porque el humor de una embarazada puede variar muy rápidamente. Eso sí, no caiga en la amenaza de que si no lo come, ¡el niño o niña le saldrá con una mancha! ¡Falso! Los gustos culinarios de una futura mama, no tienen incidencia de ningún tipo con alteraciones cutáneas de su futuro bebe.

Que las mujeres embarazadas no deben teñirse el pelo es otra de las conocidas leyenda. Se dice que el tinte puede afectar al feto. Esto es absolutamente falso. Pero sin embargo si es recomendable a la futura mama, utilizar productos naturales para realizar el tinte, ya que su cuerpo está experimentando constantemente cambios hormonales, que pueden llegar a producir alteraciones alérgicas.

Podemos seguir con muchísimas más, la gran mayoría falsas. Pero no voy a ser yo quien tire por tierra con estas legendarias leyendas en dos días. Que cada uno crea lo que quiera. ¡Buen parto!

Escrito por Belen | 3 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y General | Etiquetas: , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta