Los pechos antes y después del embarazo

Después del embarazo, comienza el período de lactancia. Muchas mujeres que acaban de dar a luz, notan como sus pechos, se han ido hinchando durante el embarazo, incluso al final de este, su talla de pecho ha aumentado. La hidratación es muy importante durante ese período, pues las estrías se ven perjudicadas ante tanta elasticidad, los tejidos se puede romper.

Cuando se comienza con la lactancia, el bebé no lesiona para nada el pecho materno, pues como ha ido creciendo poco a poco, se irá manteniendo durante otro período. Durante 3 meses después del nacimiento del bebé, aunque se realice o no la lactancia, el pecho disminuye en su volumen, incluso se reduce de su tamaño habitual de antes del embarazo. Esto es consecuencia de que la leche se ha ido almacenando en el tejido glandular, los llamados senos falactóforos, en donde se fue desplazando la grasa que antes este tenía, esta grasa, a veces, ya no se recupera, por ello, se recomienda que el destete del bebé, se realice paulatinamente, pues de esta forma, el tejido se irá reduciendo igualmente poco a poco y la piel no sufre anomalías.

Un sujetador que cubra y sujete todo el pecho, sin aros, totalmente natural, que no ejerza presión alguna, ni tampoco esté demasiado suelto, es imprescindible para sostener debidamente los ligamentos del pecheo. Conforme los pechos vayan cambiando de tamaño, la talla, igualmente irá variando.

La exagerada higiene que ejercen algunas madres, tampoco es necesaria. Con una vez al día, es suficiente lavarte. Antes de dar de lactar, se limpia un poco sin jabón para no resecar demasiado la piel.

Escrito por Belen | 12 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Lactancia y Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta