Sangrado después del parto

Cuando un bebé se encuentra en período de gestación, su alimento, lo toma a través de la placenta, la cual, está adherida al útero, cuando esta placenta es expulsada, los vasos sanguíneos que estaban en ella, además de en el útero, producen los loquios, los cuales, son muy similares a la menstruación, ya que son una mezcla de sangre con secreciones y revestimientos que van a ayudar a que la cicatrización se vaya ejerciendo después de toda la expulsión.

Cuando ha tenido lugar el parto, el sangrado es abundante, incluyendo coágulos de sangre muy intensos de color, estos son los loquios hemáticos. A los 3 o 4 días, esto va disminuyendo y a la semana se va tornando color marrón, estos son los loquios serosos. A partir de la semana, se vuelven amarillos o blancos, estos son los loquios blancos y se prolongan hasta alrededor de dos meses.

Esto no supone riesgo, pero debemos estar prevenidas si sucede algunas de estas causas, es entonces cuando debemos acudir al médico:

-el flujo tiene mal olor, esto puede ser que se padezca inflamación o irritación del útero

-no hay loquios después del parto, la hemorragia es tardía

-los loquios hemáticos duran más de dos semanas

-el flujo es abundante después de quince días. Esto puede ser causa de desgarro en la vagina

-después de cuarenta y cinco días hay hemorragia abundantes

-se hace presente fiebre. Esto indica que se tiene todavía restos de placenta en el útero y pueden estar infectados

-molestias en la parte baja del abdomen (dolores en el útero)

Escrito por Belen | 7 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y General y Salud de la embarazada y Tipos de parto | Etiquetas: , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta