Segundo trimestre: cambios en la madre

Es la etapa de la gestación en que la mujer se encuentra mejor. A partir de las 18 semanas puede notar los movimientos fetales y aún no han aparecido las molestias provocadas por la gran distensión uterina propias del tercer trimestre.

¿Qué sientes?

Aparato digestivo: normalmente han desaparecido o han disminuido las náuseas y los vómitos. El útero aumenta de tamaño y desplaza los intestinos hacia atrás y hacia los lados. El estómago se desplaza hacia arriba. Esto explica que sean más frecuentes molestias digestivas como la flatulencia, el estreñimiento y la pirosis (ardor de estómago).

Mamas: a partir de la semana 14-16 puede aparecer una secreción mamaria transparente, el calostro. Disminuye la tensión mamaria que se sufría durante el primer trimestre.

Piel: pueden aparecer estrías e hiperpigmentación cutánea. Es frecuente que surja la línea alba, un oscurecimiento de la línea que va del ombligo al pubis, y el cloasma gravídico, un oscurecimiento de la piel del puente nasal y las mejillas que se intensifica con la exposición solar.

Cambios psicológicos: suelen disminuir la tensión y la ansiedad y se vive un periodo de estabilidad y adaptación.

¡Empiezas a notar los movimientos del feto!

Controles obstétricos

En cada etapa del embarazo se realizan una serie de pruebas médicas y evaluaciones del estado de la madre y del feto.

Escrito por Belen | 21 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y Embarazo Mes a Mes y General y Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,

Primer trimestre, cambios en la madre

Desde que se produce la concepción, el organismo se prepara para albergar el feto. El útero comienza a crecer y se incrementa la demanda de nutrientes y de oxígeno. Se potencia la secreción de estrógenos y progesterona para aumentar el tamaño del útero, conservar el embarazo y desarrollar las glándulas mamarias. Estos cambios hormonales también influirán sobre todos los órganos y sistemas.

¿Qué sientes?

El  recurso del organismo para que la gestante descanse más horas. Lo mejor: dormir una hora más por la noche y otra después de comer.

Necesidad de orinar: debido a la actividad de algunas hormonas y del tamaño del útero, es normal que la vejiga tenga que vaciar a menudo.

Mareos y náuseas: no se conocen las causas exactas. Se cree que las hormonas afectan el sistema nervioso central y el tracto digestivo.

Tensión en el pecho: las mamas son más sensibles y empiezan a crecer. La aureola alrededor del pezón se oscurece y se observan los vasos sanguíneos bajo la piel. El pecho se prepara para la lactancia.

Cambios externos: la cintura se ha desdibujado, aunque el útero sólo tiene el tamaño de una naranja. La piel está más lisa e hidratada y el pelo tiene brillo y volumen. Las encías y las fosas nasales pueden sangrar debido al aumento de la vascularización de las mucosas.

Cambios psicológicos: o aparecer cierta ansiedad, cansancio e inseguridad emocional, que se alternan con euforia si el hijo ha sido deseado.

Controles obstétricos: En cada etapa del embarazo se realizan una serie de pruebas médicas y evaluaciones del estado de la madre y del feto.