Prueba del estreptococo del grupo B en el embarazo

Entre el 10 y el 30 por ciento de las mujeres embarazadas son portadoras de la bacteria estreptococo del grupo B en la vagina o el recto y el área circundante. Se trata de un tipo de bacteria que mucha gente tiene en el tracto intestinal y que puede estar presente también en la vagina, desde donde puede infectar al bebé.

Si bien en los adultos el estreptococo del grupo B es inofensivo, no así en los bebés pues puede provocar la muerte del feto o complicadas infecciones. Si bien es una infección que puede transmitirse por vía sexual, no es considerada una enfermedad de transmisión sexual en la zona genital también puede infectarse a partir de bacterias que viven en elpropio tracto gastrointestinal.

Entre la semana 35 y 37 del embarazo se realiza un examen rutinario para detectar la presencia de la bacteria y así, en caso de que el resultado sea positivo, la madre tendrá que recibir un tratamiento con antibióticos durante el parto. En los casos de mujeres que han tenido un hijo con una infección producida por el estreptococo del grupo B y mujeres a quienes se les detecta el estreptococo del grupo B en la orina durante el embarazo se saltea este análisis pues como el riesgo es alto se las trata en forma automática durante el parto.

Vía: Babycenter

En el futuro, un examen de sangre reemplazaría a la amniocentesis

La amniocentesis es una de las pruebas más populares del diagnóstico prenatal, un estudio que se realiza para detectar posibles anomalías cromosómicas del feto. Es un estudio invasivo en el que se extrae líquido amniótico para estudiarlo.

A pesar que en las últimas década, los riesgos asociados a la amniocentesis se han reducido drásticamente, muchas embarazadas aún manifiestan grandes temores de hacer este examen. Ella esperan por ilusión el reemplazo de este estudio por un simple examen de sangre, algo que no parece estar tan lejos.

De acuerdo a una investigación realizada por científicos de la Universidad de Washington cada vez están más cerca de poder cambiar el método pues han avanzado en una nueva técnica que les permitiría conocer el genoma del feto y sus anomalías a través de un análisis de sangre, analizando el plasma de la madre y detectando las células libres de ADN fetal presente en la sangre de la madre.

Este estudio  permitió detectar con un 98% de precisión el componente genético del feto y las posibles alteraciones. Este estudio es no invasivo y permitiría detectar más de 3.000 alteraciones genéticas, más de las que pueden detectarse con la amniocentesis.

A pesar de la buena noticia aún falta avanzar en el estudio pues el examen debe realizarse en la semana 18, con el embarazo un tanto avanzado.

Vía: Bebés y más

Escrito por MJA | 18 de junio de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,