Pruebas modernas de embarazo

La primera prueba “moderna” para el embarazo detecta la inhibición del factor de preñez temprana (EPF, por sus siglas en inglés). El EPF se puede detectar en la sangre en las 48 horas siguientes a la fertilización. 1 Sin embargo, las pruebas del EPF son caras y toman mucho tiempo.

La mayor parte de las pruebas químicas buscan la presencia de la subunidad beta de la gonadotropina coriónica humana (hCG) en la sangre o en la orina. El hCG se puede detectar en la orina o la sangre después de la implantación del producto en la matriz, que ocurre de seis a doce días después de la fertilización. 2 Los métodos cuantitativos (suero beta) pueden detectar niveles de hCG tan pequeños como 1 mIU / mL, mientras que las pruebas de orina requieren de 20 a 100 mIU / mL, dependiendo de la marca. 3 Las pruebas cualitativas de sangre generalmente tienen un umbral de 25 mIU / mL, así que tienen menor sensibilidad que algunas pruebas de orina caseras.

Con ultrasonido obstétrico, el saco gestacional puede algunas veces visualizarse tan temprano como a las cuatro y media semanas de gestación (aproximadamente dos semanas y media después de la ovulación) y el “saco de yema” (en inglés, yolk saco) unas cinco semanas después de la gestación. El embrión puede ser observado y medido a las 5 semanas y media. El latido del corazón puede ser detectado a las 7 semanas de gestación, y en ocasiones se ha observado desde las 6 semanas.

Escrito por Belen | 24 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y General | Etiquetas: , ,