Proteger los pezones durante la lactancia

Los bebés no siempre saben como succionar de la forma correcta y es por eso que la lactancia se desarrolla a medida que crece el vínculo madre-hijo. Es común que al comienzo ocurran algunos tropiezos y que los pezones se agrieten o lastimen pero lo más probable es que al cabo de algunas semanas el bebé ya no lastima al succionar y comienza la mejor parte.

Aún así, es importante proteger los pezones poniendo en práctica consejos y rutinas:

1. Respire profundamente, escuche música suave o utilice otra técnica de relajación antes y mientras amamanta.

2. Limite el tiempo de amamantamiento en el pezón dolorido.

3. Amamante con el lado menos dolorido primero.

4. Exprima un poco de leche primero para estimular su flujo.

5. Masajee sus senos mientras amamanta. Esto ayuda a estimular que la leche fluya.

6. Use sostenes forrados, o acolchonados no plásticos. Cambie los rellenos frecuentemente para mantener el pezón seco.

7. Si sus pezones están secos o agrietados, use un poco de lanolina pura en ellos.

8. Si sus senos están congestionados, intente exprimir un poco de leche primero. Use soportes para senos con múltiples hoyos entre amamantadas para que el aire circule y se evite el roce del sostén.

Vía: Planeta mamá

Escrito por MJA | 16 de agosto de 2014 | 0 comentarios
Categorias: Lactancia | Etiquetas: , , ,

Lactancia materna: consejos para evitar que los pezones se lastimen

Si bien desde el momento que nacen los bebés tienen el reflejo de succión no siempre lo hacen de la forma correcta pues este reflejo está condicionado por el vínculo con la madre. Hay mujeres con pezones muy sensibles que deben cuidar para evitar lastimaduras, algo muy frecuente durante las primeras semanas de lactancia.

Puedes aparecer grietas, ampollas y sangrado y esto es algo normal aunque es importante consultar con el médico o una puericultora para así sanarlos.

También es importante practicar algunas rutinas para así evitar que los pezones se lastimen. Lo primero es lograr el enganche correcto del bebé en el pezón, quitando la boca del bebé del pezón de ser necesario. Cuando el bebé succiona de la forma correcta no hay dolor ni malestar.

También es importante mantener una frecuencia regular de las tomas con una periodicidad de 8 a 12 tomas cada 24 horas. De esta forma, el bebé no llegará a la toma siguiente con mucho hambre y así evitarás que succione demasiado fuerte.

Por otra parte, lo mejor es interrumpir la succión antes de retirar el bebé del pecho colocando un dedo limpio en el lado de la boca del bebé, entre sus mandíbulas, y retirando cuando se advierte que ha terminado la succión.

Luego de amamantar, exprime un poco de leche del seno y realiza un masaje con ella en los pezones y la aréola para luego dejarlos secar al aire. Evita los jabones, productos con alcohol o cremas. Al bañarse, sólo hace falta agua.

Escrito por MJA | 14 de agosto de 2014 | 0 comentarios
Categorias: Lactancia | Etiquetas: , , ,

Cuidados de los pezones

La limpieza de los pezones es muy importante, puedes conseguirlo lavando solamente con agua y mejor dejarlo secar al aire libre, si quieres puedes lubricar los pezones con crema de caléndula, no es tóxica para el bebé por lo que no hará falta que te la quites antes de amamantar.

Si los pezones tienen grietas a causa de amamantar al pequeño, la mejor manera de tratarlos es utilizando la misma leche impregnando los sitios donde se encuentran las grietas y dejando secar también al aire libre, ya que la leche materna posee propiedades cicatrizantes.

Puedes proteger tus pezones con protectores de pezón, para que se mantengan aireados puedes hacerte con unos protectores de pezón elaborados en silicona y que están provistos de unos espacios especiales de aire los mismos que permiten que los pezones se mantengan aireados.

Es aconsejable que expongas los pezones unos minutos al sol, ya que de esta manera ayudarás a mantenerlos libres de humedad y se fortalecerán.

Con estos sencillos cuidados evitarás mas lastimaduras más profundas y sensibilidades incómodas las mismas que pueden privar de la alimentación muy importante para el bebé, si con todos estos cuidados las grietas no sanan lo mejor sería que acudas al médico.

Pero cabe destacar siempre que manteniendo buenas posturas y buenas formas de amamantar ayudarás a conseguir que tus pezones se mantengan en forma, y de manera principal evitarás privar de esta comida imprescindible para el bebé y tú disfrutarás de este momento maravilloso.

Escrito por Belen | 17 de agosto de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y General y Lactancia | Etiquetas: , ,