La ropa adecuada para amamantar

Para empezar a amamantar, lo bueno es que te sientas cómoda. Por eso se aconseja usar ropa práctica y que sea fácil de levantar.

Una de las opciones más prácticas es usar ropa diseñada para la lactancia que viene con solapas y ranuras. El uso de un sujetador especial también te facilitará la tarea de lactar.

En cuanto a las telas, el mejor material es el de algodón, porque se trata de un tejido natural y tiene entre sus ventajas, absorber las gotas de leche. En lo posible, intenta no quitarte el corpiño, incluso durante la noche, ya que de esta forma permitirás que tus pechos queden más sujetos y no tiendan a caer.

Otros aliados para usar a la hora de la lactancia son los protectores. Se trata de unas piezas de celulosa que se ponen entre los pezones y el corpiño, para evitar las manchas de leche.

Recuerda también que en los primeros tiempos de la lactancia es importante que estés tranquila y descanses el tiempo necesario. Lo ideal es que puedas darle el pecho a tu bebé en un lugar silencioso, para que tanto tú como tu bebé puedan concentrarse. Ellos se distraen muy fácilmente y puede que ante cualquier ruido suelten el pecho de inmediato.

Amamantar se volverá luego un hábito común, pero el hecho de crear un tiempo y espacio especial durante los primeros meses les permitirá tanto a tí como a tu bebé adaptarse a este nuevo cambio.

Escrito por MJA | 18 de junio de 2013 | 0 comentarios
Categorias: Lactancia | Etiquetas: ,