Las mujeres embarazadas y el trabajo en la oficina

Mucho se ha hablado de los riesgos de las mujeres embarazadas en el trabajo y cuando están expuestas a determinados estímulos o sustancias que pueden afectar al bebé.

En el caso de las trabajadoras de oficina, los riesgos siempre han estado vinculados a las pantallas de los ordenadores y las ondas que transmiten. Según diversos estudios, las ondas de radiación son de bajo nivel, incluso menores que las de la luz solar por lo que no se han confirmado aumentos de patologías durante el embarazo en aquéllas mujeres que utilizan ordenadores para trabajar.

En donde aparecen los efectos negativos es en las posturas corporales tomadas frente a la pantalla y los efectos que pueden tener en las embarazadas, como dolor de nuca, de muñecas, ardor en los ojos, mareos, dolores de cabeza y molestias en la región lumbar. Claro está que estos síntomas no sólo aparecen en las embarazadas sino que afectan a gran parte de la población.

Para evitar estas molestias, se recomienda que las embarazadas utilicen sillas ergonómicas y cómodas, con soporte en la zona lumbar y situar al ordenador a la altura justa para evitar posiciones forzadas.

Los estudios también confirman que las embarazadas no corren riesgos por estar expuestas a las fotocopiadoras.

Vía: Babysitio

Escrito por MJA | 25 de septiembre de 2014 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: , , , , ,

El mobiliario ergonómico

Mientras que muchas mujeres embarazadas tienen la oportunidad de disfrutar tranquilamente esta fase frágil en sus vidas, algunas por desgracia, no son capaces de hacerlo. Aunque la mayoría de las empresas ven con buenos ojos a sus empleadas embarazadas, y tratan de conseguir toda la información sanitaria necesaria para satisfacer sus necesidades y condiciones, ciertos cambios en el cuerpo pueden hacer que sean más susceptibles a la fatiga y lesiones corporales. Como una mujer embarazada sufre cambios extremos en su química del cuerpo y en la apariencia física, la necesidad de proporcionarles las herramientas de diseño ergonómico, se vuelve aún más crítica.

Un vientre creciente es sólo una de las consideraciones a cuidar en el bienestar de una trabajadora embarazada. Como el embarazo marca el comienzo de un aluvión de cambios fisiológicos, hormonales y físicos, hay que tener en cuenta  los equipos ergonómicos para que pueda  ser tratada adecuadamente. Los cambios hormonales, como el embarazo, presenta en el cuerpo  irregulares fluctuaciones hormonales, los ligamentos del cuerpo se vuelven frágiles y, por lo tanto, es más propensa a romperse y sufrir lesiones.

Los cambios musculo esqueléticos  en el embarazo, también trae consigo el debilitamiento de sus efectos propios en el área de la columna, que lleva el mayor peso, para hacer espacio en la ampliación del vientre del cuerpo. Como consecuencia, el área de la columna se vuelve menos estable, y la parte de atrás comienza a ser objeto de mucho peso corporal que no está acostumbrada. Además, su peso corporal continuo puede conducir  demasiada tensión en áreas clave tales como, las articulaciones y sus nervios de acompañamiento, que los coloca en mayor riesgo de contraer el síndrome del túnel carpiano, o las lesiones por esfuerzo repetitivo.

A la luz de estas condiciones de las trabajadoras embarazadas, estas necesitan todo el apoyo, y  que puedan obtener  equipos diseñados ergonómicamente, que puede ayudar a aliviar algunas de las tensiones que ya están acentuándose. La silla ergonómica permite una experiencia más relajada y menos extenuante para una  sesión de horas prolongadas en el trabajo. A medida que se ajustan fácilmente, puede ser  un compañero perfecto para cualquier mujer embarazada, cuyo cuerpo naturalmente crecerá más grande dentro de un período de nueve meses. Sólo una silla ergonómica está equipada con un soporte lumbar resistente, que es especialmente esencial en el mes 6 al 9 de embarazo.

A diferencia de las sillas de oficina, las sillas ergonómicas promueven una mejor circulación de la sangre, ya que deja espacio suficiente para que el cuerpo se mueva, y asegura de que los pies se puedan colocar a ras de suelo. Además, los apoyabrazos pueden ser ajustados de acuerdo a proporciones cada vez mayores de la mujer, lo que le permite alcanzar objetos, incluso con una gran barriga.

Fuente: content4reprint

Escrito por Belen | 28 de febrero de 2011 | 0 comentarios
Categorias: General y Molestias | Etiquetas: , ,