Un año sin humo

El tabaco es adictivo, provoca cáncer, ensucia, daña el bolsillo y muchas cosas más que por increíble que parezca, los que fuman no quieren ver, no son respetuosos con los que no fumamos, no miran si estás comiendo, ni hacia donde el humo. ¿Que te molesta? ¡Pues te haces! y quizás este no es su pensamiento, pero da la sensación, ¿porque cuando un fumador termina su cigarrillo no lo guarda y lo tira a la basura? ¿Porque lo tira al suelo? ¿Cómo es posible tener el coche siempre tan sucio de cigarrillos y ceniza y con mala olor? Saben que es nocivo para los niños pequeños, ¿porque se sigue fumando estando embarazada o habiendo nacido el pequeño bebé? Son tantas las preguntas que no tienen o quieren que tengan respuesta que se hace difícil de entender.

Ahora, cuando llego a casa después de tomar una copa con los amigos, mi ropa ya no hará olor de humo, ahora podré tener la sensación de comer sin humos, de que mis ojos no lloren por culpa de los malos humos y siento la gente fumadora como se queja con pocas ganas de bajar de su púlpito, el púlpito de la verdad suprema.

Me preguntaban si denunciaré un local que deje fumar a la gente dentro, no creo que lo haga, pero sí que dejaré claro mi malestar por su permisividad. Allí ellos, perderán un cliente o posible cliente. Yo creo que con esta norma que cumple ahora un año, aplicada el cien por cien, los fumadores son inteligentes, se han dado cuenta de cuán bueno es un local sin humo, de qué sabor más bueno tiene la comida y el ver sin humo y dejarán de fumar. Para entonces los invito a hacer una prueba, cada vez que quieran comprar un paquete, pongan el dinero en un bote durante un año, y después de un año cuenten lo que han ahorrado en calas y lo que han ganado en salud. Ellos y los que los rodean.

Escrito por Belen | 29 de diciembre de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y General y Salud de la embarazada | Etiquetas: , , , , , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta