¿Todo tiene que estar esterilizado?

Una obsesión frecuente en las mamás primerizas es que todos los productos del bebé deben estar esterilizados hasta que el bebé cumpla un año.

Esta es una creencia popular que tiene una base de verdad pero no hay que tomarla tan al pie de la letra.

Es cierto que una buena higiene en los bebés es fundamental, sobre todo durante las primeras semanas de vida. Pero no hay que obsesionarse: el ser humano tiene un sistema inmunológico que le protege de la mayoría de los gérmenes de la naturaleza. Es la llamada “inmunidad natural”. En el organismo existen barreras naturales como la mucosa y las secreciones del tubo digestivo y del aparato respiratorio. Gracias a ellas, los microrganismos que penetran en nuestro cuerpo la mayoría de las veces no producen infección. Es más, al entrar en contacto con ellos, el sistema inmunológico va desarrollándose creando anticuerpos.

Si bien este sistema no está plenamente desarrollado en el recién nacido, debemos tener en cuenta que aunque esterilicemos bien los mamaderas, tetinas, chupetes o mordillos, las manos de los bebés no son estériles y no podemos evitar que se las lleven a la boca.

Lo que hay que intentar es que sus objetos estén bien limpios como para que bebé entre en contacto con un número determinado de bacterias que le ayuden a desarrollar sus propias defensas, pero no las suficientes como para que le provoquen una infección.

Los niños prematuros, son otra historia: con ellos hay que extremar la higiene, sobre todo las primeras semanas de vida.

Escrito por MJA | 20 de mayo de 2013 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta