Flujo en el embarazo

El flujo vaginal aumenta en el embarazo. Este síntoma es bueno, pero siempre hay que controlarlo. Los cambios de hormonas dan lugar a ello, ya que se generan estrógenos y es una forma de protección que el mismo cuerpo genera para no infectarse.

El flujo durante el embarazo es muy parecido al anterior, no es muy ligero, con un color medio blanco, no tiene olor… incluso a veces es tan intenso y abundante que parece que se tira agua.

Lo más recomendable es mantener una buena higiene, que esta zona respire, evita taparla con protectores, compresas…contra más al aire mejor, ya que el calor provoca infecciones, si no te atreves o te sientes mucho mejor protegida, puedes usar protectores pero de algodón, estos dejan transpirar mucho mejor. Un consejo es que te olvides totalmente de los tampones en esta etapa de embarazo, sobre todo en el último trimestre, esto puede ocasionar infecciones en el útero.

Una buena alternativa, es llevar unas braguitas de recambio, por si el flujo es muy insistente y te resulta incómoda ir mojada. Cuando vayas a lavarte, simplemente hazlo con agua y jabón neutro, deja a un lado desodorantes y baños vaginales.

La ropa es también muy importante, úsala siempre de algodón, olvida las de licra (muy común en las prendas de gimnasia) y nunca lleves ropa ajustada.

Hay que observar si el flujo cambia de color, esto sería un aviso de que algo ocurre. Si es muy líquido, puede que se te adelante el parto, si aparece con sangre, atención ¡peligro!, acude inmediatamente al ginecólogo para que él te aconseje.

Escrito por Belen | 23 de junio de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y General y Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta