Sangrar por la nariz

Durante el embarazo, es común que se tapone la nariz, esto es debido a la dificultad para respirar, esto puede ir acompañado del sangrado de nariz y suele ocurrir a partir del cuatro mes de gestación, incluso puede empeorar y en algunos casos durar hasta después del parto. Esto no es nada grave, sino como consecuencia de los cambios hormonales, ya que el estrógeno se eleva , aumentando el flujo sanguíneo para preparar el cuello de la matriz que encaminará al parto, sin embargo, este aumento del flujo en la sangre, se dirige también a las mucosas de la nariz, haciendo que las mucosas se ablanden e hinchen. De esto deriva una congestión nasal que da como lugar sangrados en la nariz. Cuando sonamos la nariz suele darse el sangrado, pero a veces no tiene ningún por qué.

Algunas recomendaciones son las siguientes:

-en el invierno, esto es más común, pues el calor, disminuye la humedad del ambiente, secando los conductos nasales, para ello, usar un humidificador es muy conveniente

-los perfumes demasiado fuertes son irritantes para las mucosas

-los nebulizadores de nariz para la descongestión no son nada recomendables

-si se tiene congestión nasal, las soluciones salinas pueden aliviar (sin descongestionantes)

-se puede recurrir a la vaselina para lubricar los orificios nasales

-es beneficioso consumir líquidos. Esto es recomendable para todas las embarazadas, pues es básico para la hidratación, y en consecuencia para las mucosas nasales

-los alimentos ricos en vitamina C ayudan a fortalecer los capilares y reducen las hemorragias

Aún no hay comentarios. Sé el primero.

Deja una respuesta