En el futuro, un examen de sangre reemplazaría a la amniocentesis

La amniocentesis es una de las pruebas más populares del diagnóstico prenatal, un estudio que se realiza para detectar posibles anomalías cromosómicas del feto. Es un estudio invasivo en el que se extrae líquido amniótico para estudiarlo.

A pesar que en las últimas década, los riesgos asociados a la amniocentesis se han reducido drásticamente, muchas embarazadas aún manifiestan grandes temores de hacer este examen. Ella esperan por ilusión el reemplazo de este estudio por un simple examen de sangre, algo que no parece estar tan lejos.

De acuerdo a una investigación realizada por científicos de la Universidad de Washington cada vez están más cerca de poder cambiar el método pues han avanzado en una nueva técnica que les permitiría conocer el genoma del feto y sus anomalías a través de un análisis de sangre, analizando el plasma de la madre y detectando las células libres de ADN fetal presente en la sangre de la madre.

Este estudio  permitió detectar con un 98% de precisión el componente genético del feto y las posibles alteraciones. Este estudio es no invasivo y permitiría detectar más de 3.000 alteraciones genéticas, más de las que pueden detectarse con la amniocentesis.

A pesar de la buena noticia aún falta avanzar en el estudio pues el examen debe realizarse en la semana 18, con el embarazo un tanto avanzado.

Vía: Bebés y más

Escrito por MJA | 18 de junio de 2012 | 0 comentarios
Categorias: General | Etiquetas: ,

La amniocentésis

Los cuidados en el embarazo son pocos para la seguridad de que todo vaya hacia adelante sin problema. La amniocentesis, es una prueba que se realiza para comprobar que el bebé no tiene alteraciones en los cromosomas, defectos en el tubo renal, en su estructura (espina bífida), Síndrome de Down… esta prueba dejar muy claro las anomalías que puedan suceder en el sistema nervioso central, al igual si padece enfermedades genéticas hereditarias (fibrosis quística). Igualmente se puede determinar si hay infecciones, incompatibilidad del RH y la madurez pulmonar.

Esta prueba, analiza el líquido amniótico, no solo el que tiene contacto con el bebé, sino el que ha sido tragado por él y expulsado, por lo que está lleno de células que dan todos los datos de la genética.

A partir de la 14 semana, ya se puede realizar, aunque siempre es el doctor el que dará la confirmación de si es posible la realización, pues hay que tener en cuenta si hay bastante líquido amniótico, si la placenta está en buena posición, si la gestación tiene algún riesgo, si existe obesidad en la madre…

Para la realización, no es necesaria la anestesia, pues se trata de un pinzamiento que dura solo unos minutos. Se extra el líquido a través de la aguja, la cual, atraviesa el abdomen de la madre. Esto supone una gran precisión, pues se han de evitar daños en los tejidos, tanto en los de la madre como en la placenta y el bebé. Para ello, se realiza una ecografía antes, para así poder hacer visible el camino de la aguja que tomará la muestra.

Escrito por Belen | 10 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,

La prueba de la amniocentesis

La prueba de al amniocentesis, se realiza en el primer trimestre de embarazo, y es una prueba, la cual, es ofrecida a mujeres que superan los 37 años, cuando ya tienen un niño o antecedente con alteraciones en los cromosomas, si se presenta alguna complicación en las ecografías (pliegue de la nuca engrosado) o si el riesgo de Síndrome de Down es alto (superior a 1/270).

Cuando esta prueba se ha realizado, se ha de guardar dos días de reposo absoluto y pasados esos días, llevar una actividad moderada, ya que se sufre el peligro de aborto (aunque en pequeño porcentaje).

Esta, es una prueba que ofrece mucha información a cerca del bebé, información muy valiosa para si el bebé presenta algún riesgo de generar infecciones, daños en la bolsa… si esto es evidente, se guardará el absoluto reposo.

Es una prueba arriesgada, pues el especialista, ha de tener mucha precisión, ya que se ha de punzar a través del abdomen de la embarazada con una aguja especial para ello, la cual, llega hasta la placenta y tomar una muestra del líquido amniótico. Si el bebé se mueve, es cuando se presenta el problema, pues se le puede causar un daño irreversible. La imagen se muestra a través de la ecografía, en la cual, se ve paso a paso, el recorrido de la aguja.

La muestra que se toma, varía entre 15 o 20 mililitros y se traslada al laboratorio para ejercer el análisis, en donde, se separan las células del feto para que se cultiven y analicen. Los resultados tardan unas tres semanas.

Escrito por Belen | 5 de marzo de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,