Mamás diabéticas

Las personas diabéticas, suponen un problema en muchas de las causas de la vida, en este caso, el problema se les presenta si quedan embarazadas, ya que la azúcar elevada en sangre, supone un riesgo para el bebé, ya que si este recibe más azúcar de la debida, puede sufrir riesgos como :

-comenzar a producir insulina para controlar su propio nivel de azúcar, por lo tanto sus órganos aumentarán de tamaño y su cuerpo también, aumentando su peso. Esto supone un problema, ya que el pato se convierte en cesárea, pues un bebé en estas condiciones, puede llegar a alcanzar más de 4 kg de peso en su nacimiento

-al nacer, su nivel de azúcar, sufrirá un descenso nada normal, pues al no alimentarse con esa elevada cantidad con la que hacía a través de la placenta,  ahora está acostumbrado a no producirla por sí solo

-en los peores casos, se puede producir la muerte del bebé, aborto espontáneo, aumento de glóbulos rojos, reducción del calcio, problemas respiratorios, inmadurez en los pulmones…

-las malformaciones en el feto, no son comunes, pues este problema, comienza a aparecer a partir de la 24 semana de gestación. En este período, el bebé ya tiene sus órganos formados

Todo esto, se puede tratar perfectamente, por ello, cualquier mamá diabética, en cuanto sepa que está embarazada, debe ponerse en manos del especialista. Un consejo es que cuando comience a querer ser mamá ya debe estar alerta ante ello.

Escrito por Belen | 20 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: , , ,

Diabetes gestacional

Cuando una mujer está en período de gestación, su cuerpo sufre grandes cambios y aparecen síntomas que normalmente no padecía, por ejemplo, la diabetes. La cantidad de azúcar en la sangre puede aumentar o disminuir y en este caso aumenta, pues la insulina que el organismo produce se descontrola.

El bebé, comienza a consumir azúcar del organismo de la madre, lo necesita para su energía de desarrollo,  por ello, la madre sufre esta alteración. Su metabolismo debe de producir una cantidad diferente a como lo hacía antes. En ocasiones, esta producción se vuelve excesiva y puede llegar el caso de que atraviese la placenta, recibiendo el bebé una cantidad desmesurada. Cuando ocurre esto, aparece la diabetes gestacional, debido su nombre a su aparición en el embarazo. Este problema, dentro de su gravedad, no ha de suponer preocupación, pues esto desparece al dar a luz. La probabilidad de que se siga sufriendo diabetes el del 40%.

Si se sufre este síntoma, los problemas que se pueden producir son los siguientes:

-el bebé recibe más azúcar de lo normal, por lo tanto su organismo comienza a producir insulina para controlar este síntoma. Esto conlleva a que sus órganos crezcan más de lo debido y el cuerpo igualmente, por lo tanto, su peso se eleva y da lugar a niños demasiado grandes, como mínimo de 47kg en adelante

-cuando el bebé nace, su nivel de insulina tiende a ser alto, pero como ya no es alimentado con tanta cantidad de azúcar, la cual, recibía a través de la placenta, el nivel disminuye por debajo del nivel que debería de tener

-el aborto, la muerte del bebé, aumento de glóbulos rojos, calcio reducido, problemas respiratorios, pulmones no desarrollados totalmente… son probabilidades que pueden aumentar

Diabetes en el embarazo

Uno de los problemas que puede tener una mujer embarazada, es la diabetes. Esto no quiere decir que las diabéticas no deban quedarse embarazadas, pues con un buen control en sus niveles de azúcar, aplicando una dieta adecuada o un tratamiento en manos de un especialista, el cual, evaluará si es necesario la administración de insulina, se podrá llevar adelante.

Sin embargo, hay muchas mujeres que aun no teniendo este problema, el nivel de azúcar se le eleva en el embarazo, esto es la llamada diabetes gestacional. Entre las semanas 24 y 28 de gestación, se realiza una prueba para comprobar el nivel de azúcar en sangre de la embarazada, si los resultados son normales, se repite a la 32. Esta prueba consisten en hacer un análisis de sangre para  realizar la comprobación de los niveles, en un tiempo de dos horas, se administra glucosa en forma de líquido que la madre ingiere y se le vuelve a realizar otro análisis para contrarrestar el efecto  y comprobar de nuevo los niveles. Un nivel normal está entre 70 o 90 mg% y después de consumir un alimento, el nivel de ha de superar los 120 mg%.

El objetivo, es disminuir los niveles y mantenerlos normales, pues de esta forma, el feto no sufre hiperglucemia u otra complicación.

Con la observación del feto durante el embarazo y un adecuado control, se va comprobando por medio de ultrasonidos, análisis, cardiotocografía… el bienestar del bebé.

Con un perfecto control, el riesgo es mínimo y cuando llega el momento de dar a luz, los niveles vuelven a su estado normal, si esto no es así, puede que la madre esté sufriendo una diabetes común.

Escrito por Belen | 16 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: , , ,

Mamás diabéticas

Cuando una mujer tiene diabetes y se ha quedado embarazada, ha de realizarse antes de una medición de su nivel de azúcar. Para ello, ha de ser constante y utilizar el aparato que extrae una gota de sangre a través de un pinchazo en el dedo y al colocarse dicha gota en la tira que lleva como complemento, la máquina te dice el nivel que se tiene. Este test de tolerancia, es muy útil para los diabéticos, es una forma de tener siempre controlado su nivel de azúcar en sangre.

El nivel de azúcar de una mujer embarazada, suele ser de 70 a 90 mg%. Cuando ha ingerido alimento, este nivel no debe superar los 120 mg%.

Si no ocurren estos niveles en la gestante, entre las semanas de la 24  a  la 28, el especialista, ha de realizarle el test de tolerancia, pues en el embarazo, sobre todo, en este período, el organismo produce una hormona que sube todavía más el nivel de azúcar, esta recibe el nombre de autógeno placentario. Si el resultado es correcto, a la 32 semana, se ha de volver a evaluar.

Esta prueba, se realiza con la extracción de sangre en ayunas. A continuación se ingiere glucosa, administrada en forma de líquido y al cabo de dos horas, se vuelve a extraer sangre, comparando ambas extracciones para comprobar los niveles y el cambio ejercido en el nivel de azúcar.

Si una mujer embarazada sufre diabetes, el médico será el que evalúe si se ha de administrar insulina o llevar una dieta adecuada para este problema.

Escrito por Belen | 14 de febrero de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: , , , ,