Placenta previa

Muchas veces, hemos oído hablar de la placenta previa. Esta es una complicación que puede surgir en el embarazo y se debe a que la placenta se implanta y desarrolla en la parte baja del útero, de esta forma, surge el problema de que se cubre el cuello del útero y aparecen complicaciones en el período de gestación y el del parto.

Los problemas que se derivan de esta situación son los siguientes:

-el nacimiento se puede adelantar, dando lugar a un parto prematuro

-si el cuello del útero se dilata durante el parto, lo cual, es normal que suceda, los vasos sanguíneos que se conectan al útero, llegan a romperse y puede ocurrir que se desprenda la placenta de forma parcial o total. Esto trae consigo hemorragias que pueden convertirse en severa , poniendo así la vida de la madre y el bebé

-si el parto es normal, la placenta, puede colocarse de forma que impida la salida del bebé a la hora de nacer

-se puede conllevar a una cesárea

Durante el período de gestación, este problema, se detecta a través de los ultrasonidos, es decir, en las revisiones rutinarias. Si se presenta un sangrado repentino, sin dolor, a partir de los cuatro meses de gestación… esto puede ser causa de placenta previa.

Cuando se sienta un síntoma, aun siendo leve, se ha de acudir inmediatamente al médico para realizar un ultrasonido que lo confirme, con ello, se determina la situación de la placenta.

Escrito por Belen | 10 de abril de 2012 | 0 comentarios
Categorias: Documentales y Salud de la embarazada | Etiquetas: , , ,

Problemas en el embarazo: placenta previa

Entre los problemas de un embarazo, se puede presentar el de placenta previa. Este aparece cuando la placenta cubre el cuello del útero, pero según el caso, puede ser leve si solo está cercana al útero o más grave si lo cubre totalmente. En el primer caso, se puede ejercer el parto normal  y en el segundo tendrá que ser por cesárea, aunque esto debe ser indicado y valorado  por el médico.

En cualquier caso, el bebé ha de estar el máximo tiempo posible dentro del útero materno, ya que debe desarrollarse perfectamente para su normal evolución. Si ya ha pasado la 36 semana de gestación, el bebé puede sobrevivir fuera del útero, por lo tanto, hay más posibilidades y menos riesgos, es entonces cuando el médico puede valorar el adelanto del nacimiento. De todas formas, se analiza a través de una prueba, el líquido amniótico, para saber si los pulmones del bebé están ya madurados. Al acercarse la semana 40, la futura madre, comienza a dilatar el cuello del útero, habrá llegado el momento del parto natural.

Si se presenta este problema de placenta previa, se ha de estar en reposo absoluto, es lo más indicado para prevenir, pues lo principal, es que el bebé sobreviva y la madre se encuentre en buen estado.

Si eres una futura mamá, no has de preocuparte, pues este problema no es demasiado común, se calcula que una de cada cien mamás puede sufrirlo, esto es un índice muy bajo. Es normal que al principio del embarazo, la placenta se encuentre un poco baja, pero conforme la gestación va avanzando suele normalizarse.