Tratamiento para las varices

Las varices son el problema de muchas mujeres, tanto en algunas que incluso a veces tienen que acudir a intervenciones quirúrgicas, ya que llegan a un momento en que su salud se pone en juego.

Sus causas suelen ser genéticas, pero también se producen con la obesidad, embarazo… son una gran molestia y problema, afectan al 10% de la población, siempre mayormente a las mujeres.

Se pueden eliminar o reducir con algunos consejos como pueden ser con la aplicación de caléndula, pues esta hierba tiene la propiedad de ser anti-ulcerante, antiséptica y anti-inflamatoria. Su aplicación consiste en hervir unas hojas y cuando se enfría un poco (todavía tibia) se aplica con compresas en las zonas de varices.

Otro remedio es el zumo de limón con bicarbonato. Una o dos cucharadas de zumo de limón a cinco o seis de bicarbonato. Cuando la efervescencia desaparezca, se toma con el estómago vacío. Ha de beberse dos o tres vasos al día.

Otra solución, es aplicar el zumo de limón directamente a las piernas con suaves masajes, dejándolo actuar durante unos minutos. Después se realiza la ducha como normalmente.

El zumo de limón es maravilloso como efecto anti-inflamatorio, por ello actúa sobre las paredes de las venas aliviando la inflamación, a la vez que las fortalece y tonifica. Es muy recomendable utilizarlo antes de dormir realizando un suave masaje, añadiéndole además unas gotas de lavanda y dos cucharadas de aceite de almendras. Se notará una gran mejoría.

Es muy importante tratar este síntoma, pues estas dilataciones venosas que son las varices, se producen por la incapacidad de regreso de la sangre al corazón, algo vital para no solo para la belleza sino para el organismo.

Ejercicios para combatir las várices en el embarazo

Durante el embarazo hay un mayor riesgo de aparición de várices, en especial si se trata de mujeres que no mueven mucho las piernas pues pasan muchas horas sentadas o parada.

Como no es posible cambiar el estilo de vida en un abrir y cerrar de ojos, sólo podemos pensar en algunos ejercicios que puedes hacer durante el embarazo y te ayudarán a evitar la aparición de várices. Estos ejercicios ayudan a la circulación sanguínea de las piernas.

Sobre las puntas de los pies descalzos, camina con pequeños pasos durante 5 minutos.

Recuéstate y levanta las piernas en forma recta. Bájalas lentamente y repite el movimieto 20 veces.

Levanta las piernas y bájalas lentamente. Haz este ejercicio en 3 series de 10.

Levanta la pierna lentamente y sostenla levemente encogida. Luego levántala a 90°, suéltala y bájala lentamente. Repite el ejercicio en 3 series de 10 con cada pierna.

Mueve las piernas como si estuvieses pedaleando. Repite este ejercicio 50 veces.

Vía: Babysitio

Escrito por MJA | 27 de mayo de 2011 | 0 comentarios
Categorias: Salud de la embarazada | Etiquetas: , ,